Vivo en la soledad de mis sueños.



Vivo en una cueva de oscuras sombras.
No sé desde cuando habito aquí,  solo;
desconozco la luz o se me ha olvidado,
todo mi espacio está lleno de retales que sobran;

Quisiera abrir
Una ventana de mi pecho a tu cuerpo, para
ver si encuentro en el tuyo, retales de mi pasado;
y saber cuánto tiempo llevo aquí, solo, encerrado
sin la luz de  tus ojos, buscando tu cuerpo

Siento miedo de averiguar cuánto tiempo llevo
buscando la salida de mi encierro;
no sé de dónde vengo ni a donde voy
porque tus ojos se han cerrado a mi verbo.

Siento frío de tu peregrinar eterno.
Siento miedo de la noche fría de mi invierno.
No me gusta la oscuridad de mi silencio,
y necesito la luz de tus ojos en mi encierro.

Quisiera librarme con mis propias manos
de las ligaduras que tengo en mi pecho;
acercarme a la luz de tus ojos
y ver mi cueva oscura por dentro.


Jecego.

4 comentarios:

Raquel Morelos dijo...

Jesús,

Luz y oscuridad...
No existe una, sin la otra.
Ambas pueden disfrutarse.

Una es promesa de la otra.

Y nuestro camino
Avanza así. ..
Entre luz y sombras.

Saludos...

Isidro Jesus Cedres dijo...

Este mundo que nos ha tocado vivir es más bien gris oscuro; tiene poca luz, y cuando le llega es en la linea quebrada de un rayo, poco apta para mirarse. Querida amiga, eres un cielo donde mirarme, pero ya me estoy quedando sin luz. Un abrazo. Jecego.

Katy Sánchez dijo...

Magnífico Isidro, la primera estrofa encierra todo el pensamiento que supone una pérdida y la ausencia del ser querido, de la soledad...
Bss

Raquel Morelos dijo...

Jesús,

La luz...
La llevas dentro...
Siempre.

Te abrazo !