Canto a mis rosas.


Canto a mis rosas.

 

Si por tu forma estoy luchando

por tu perfume me vuelvo loco,

todo en ti es hermoso sutil y bello

y por todo ello estoy luchando un poco.

 

Preciosos son tus encantos,

preciosos tus pétalos de colores,

azules, rojos, amarillos, rosas y blancos

todas juntas, ramo de mis amores.

 

Como jardinero, soy todo y soy nada,

me limito a cuidarles con cariño infinito,

darles lo que mis ojos me dictan in sito

mirando de mis rosas su cara;

preciosa te dice la gente cuando pasa

y ven tu bella estampa de rosa fragante;

 

preciosa por tu talante de rosa primorosa,

preciosa por ser entre las flores, hermosa,

por ser yo tu jardinero que te cuidaba con mimo,

mientras la lluvia y el sol acariciaban tu piel

libre de dolor y plagas.

 

Canto a mis rosas

por regalar a mis ojos

belleza tan primorosa,

y darme a entender con los suyos,

que  también aman las rosas.

 

Jecego.

Mi pueblo está negro por las nubes..

Mi pueblo está negro,
no puedo ver mi cielo,
ni mis estrellas mi consuelo
hablar con ellas, y luego,
con la luna mi doncella
a  escondidas del sol, vernos;

que pena, que lástima,
verme en un mundo que no veo
la hermosura de mi cielo;
diciembre vestido de negro
sin luces de Navidad,
sin Venus en su desierto,
iluminando el camino
de los reyes y sus camellos,
con regalos para los niños
y para los enamorados un recuerdo;
ya no tenemos memoria      
ni siquiera honramos nuestro pasado;
nos copiamos lo extraño
y quedamos a medio camino,
entre lo español y lo chino
con colores americanos;
no somos ni una ni otra cosa
solo un papel volando
escrito entre móvil u ordenador
con un dedo mágico;
y viviremos de las ondas
en los días despejados;
cambiamos el gofio y leche
por alimentos envasados;
vengan de donde vengan,
no nos importa el pasado;
creemos lo que nos cuentan
ignorando lo mamado..

Jecego. 06 de diciembre del 16.

Dia de la Constitución.

Un año más.


Un año más.

 Uno más no importa,
casi no se nota al andar,
pero si a pensar porque,
tarda en llegar y se nota.

También se nota en los pies
que se hacen más pesados,
dejan de andar lo andado
y se hacen de rogar para moverse.

Además, los años no viajan solos
van acompañados de dolores y peso,
unido todo eso, empieza a importar
lo mucho que se siente con un año más.

Desde temprana edad, nos quitamos años
nadie quiere ser viejo de edad;
y no sabe como poner alas a sus pies
para que no se note la verdad.

Un año más si importa
cuando se inicia el camino
y sí cuando se adivina el final.

Jecego.


Preciosa mía.


Preciosa mía, mi sol secreto,

como en una cálida noche de verano

bajo un cielo plagado de estrellas,

mis ojos te buscan entre todas ellas

para darte el más furtivo y cálido beso,

en la eternidad del su ausencia;


y de esa oscuridad profunda

donde habitan los sentimientos,

salen tus labios a mi encuentro y funden;

todo se hace silencio y lloran

las estrellas que no tuvieron la suerte tuya

de encontrarte conmigo mientras miraba al cielo.


Preciosa, nada hay más bello en ese cielo,

nada que su tibieza se convierte en un sueño,

nada tan grande como tú,

nada que con un beso cree una vida,

un sol, un cielo, además del nido

donde guardabas esperándome tu beso.


Jecego.

Preciosa mía.


Preciosa mía, mi sol secreto,

como en una cálida noche de verano

bajo un cielo plagado de estrellas,

mis ojos te buscan entre todas ellas

para darte el más furtivo y cálido beso,

en la eternidad del su ausencia;


y de esa oscuridad profunda

donde habitan los sentimientos,

salen tus labios a mi encuentro y funden;

todo se hace silencio y lloran

las estrellas que no tuvieron la suerte tuya

de encontrarte conmigo mientras miraba al cielo.


Preciosa, nada hay más bello en ese cielo,

nada que su tibieza se convierte en un sueño,

nada tan grande como tú,

nada que con un beso cree una vida,

un sol, un cielo, además del nido

donde guardabas esperándome tu beso.


Jecego.

Dos de diciembre del 16.


Hoy dos de diciembre del 16.

 El día soleado y nuboso
se acerca a su cenit elaborando sombras
que hablan por sí solas;
sembrando ausencias que prodigan
dudas en si son solo sombras
o son imágenes perdidas en sí mismas;

 hoy como ayer y tantas veces
hay imágenes que se pierden solas
entre los rincones oscuros de su bosque;
y deciden quedarse como duendes,
como nubes o como silencioso pino
elevando al cielo sus brazos extendidos;

pidiendo al cielo muchas nubes
que cubra la sombra de su sombra
entre la maleza y sus pinos;
vida que nace de los recuerdos
que tenía dormida el tiempo
entre los troncos viejos de un pino.
 
Vida que sale de la sombra muerta
de  un árbol envejecido y muerto
como este momento mismo.
 
Jecego. 02/12/16.

El tiempo no se acaba, se repite.

El tiempo no se acaba,
se repite…..

Lazos entrañables.
lazos indestructibles;
lazos que se hicieron roca
que creció en el tiempo
y tomó forma de rosa;

se hizo vida en un sueño
que se vive cada día, a cada hora
en la cueva del silencio,
viviendo cada día
en las ramas de un árbol
que cuelga del cielo;

amor siempre amor
entre silencio y silencio,
oculto entre unas ramas
que cuelgan del cielo.


Jecego.

Viviendo despues de muerto.


 


Viviendo después de muerta.

Como el magma que brota de la montaña
que se hizo fuego desde sus cenizas,
se hizo la tierra roca ardiente y llama
como sueño que se despierta y eterniza,
para vivir de nuevo en el fuego de su llama;

como la palabra cuando se hace libre,
recobra vida, se hace viento y vuela
más allá de su morada, que queda vacía,
de nuevo la letra vive y hace palabra
sin tener en cuenta, que fue antes que letra.

Se va lejos y vive de nuevo en otra forma
otra vida diferente al  encierro que tenía;
aquella tierra que se hizo lava y ardía
rompió la tierra y salió huyendo de su encierro
y al verse libre descansó sobre sí misma, callada.
 
Igual ha hecho la letra en toda su vida:
cambiar de pagina, su forma, y de amigas;
unas veces hablan de historia y mentiras,
otras dicen sin decir nada o callan;

y otras hablan de amor y se abrazan.

Jecego.