La memoria siempre queda.

La memoria siempre queda.

Solo la noche eterna
puede borrar la memoria,
el recuerdo nunca pasa
su huella siempre queda;

la memoria no es un ángel bueno,
tampoco malo,
es la sombra de un momento
que puede ser bueno o pasajero;

que se queda dentro de uno
como un sueño,
como la luz de un relámpago,
como un trueno, como un beso,
que ocurren en un instante
y se hace eterno en el recuerdo;

ayer viví un viento cálido
que duró solo un momento;
hoy lo noto frío como hielo
y de nuevo próximo,
que quiero borrarlo de mi memoria
pero no puedo,
porque está cerrada por el tiempo;

La memoria es la sombra que queda
de los buenos y malos momentos;
es el perfume, la esencia, la visión
de un momento que siempre  queda.


Jecego.