Te buscaré

Te buscaré.

Te buscaré bajo nuestro sol
y cuando nos encontremos;
miraré a tus ojos para mirarme tan cerca
que dejaré de ver;
y cuando mi ceguera sea profunda,
cuando mi mirada sea tu luz,
cuando mi ser se funda con el tuyo,
cuando nuestra piel sea una y nuestros fluidos
formen un solo río, entonces;
bordearé tus abismos y sin miedo
hollaré las arenas de tu desierto;

con tus soles buscare la puerta de tu voz
y dejaré en ella, la dulce miel de un beso;
me acercaré a tus pantallas del sonido
y dejaré grabada mi voz como recuerdo;  
y sigo dibujando tu imagen con mis dedos;
acaricio tus montañas, tu cañada y regreso
al desierto de mi mundo, abrazado a tu cuerpo;

ya en sus límites, bordeando un abismo
encontré un bosque enorme,
casi un paraíso perdido,
con un pozo profundo
mucho más que mis sentidos,
de donde parte dos ríos
que se pierden en el infinito,
caminando por el desierto
unas veces cálido, otras frío,
buscando aquel punto
de donde brotaron tus ríos.

Jecego.