Memoria de ayer.

Memoria de ayer.

Recuerdo estar acostado en la almohada de ayer;
todo es tiempo en la raíz del pensamiento,
recuerdo estar mirado por dos soles,
ver como su luz parpadeaba
y se perdía por momentos sonriendo
perdidos en el silencio de la nada,
trotando sobre mi existencia que miraba
como se estrechaba mi camino.

No es el fin del mundo pensé
todo empieza y se acaba un día;
y fue ayer día en que se diluyó mi sal 
y se hizo mar, en la mar que se creía
que era más allá del fin del mundo;

pero no es así, solo se acaba la esperanza
cuando la fe falla, el aliento termina,
y se va la luz del sol que te alumbraba;
pero aún queda mucho que andar y luz,
antes que se acabe el camino que debo andar.


Jecego. Lunes 10 de octubre de 2016.