Canto, lloro, río,,,

Canto, lloro, río.

Canto, lloro, río, gimo y siento
la angustia de ser y no ser viento,
olvido, memoria, recuerdo, silencio,
voz, trueno, luz o fuego….
en un día fatal, aborrecido,
vacío de gloria, perdido;
me falta historia, valor y sueños
perdidos en un tiempo pasado
mal herido, encamado,
desnudo de valor
y cargado de tiempo.

Ahora, desnudo de valor
y falto de gloria en mi lucha,
batalla que nadie escucha
aún rugiendo mi dolor;

sufro en mi sombra solo y triste
esa batalla donde tú fuiste
ese hábil vencedor;
pero como nuestra guerra no ha terminado
y no conforme con la angustia de perder
renaceré de entre mis cenizas y te venceré.

Y cantaré cerca de tu ventana  aquel desafío que:
Bernardo del Carpio un día cantó,
en aquella batalla de Roncesvalles.

Jecego.