Todos los caminos van al mar.

Todos los caminos van al mar.

Todos los caminos van a la mar
todos los ríos, también;
pero los sueños ángel mío,
¿sabes tú a donde van?

no, no lo sabes,
no lo sabrás nunca
poque los sueños son
deseos de verdades perdidos,
que fueron verdad en su día
y se perdieron en la soledad del silencio.

Ayer el sol se ocultó por el oeste
hoy apareció por el este, sin decir nada,
y eso que ni siquiera se parece
la cálida temperatura de sus llamas;
no necesita explicarse
sabe bien lo que hace, y calla.

Que lejos está ayer de hoy
aunque solo nos separa una mañana;
son diferentes sus sombras
y sus rincones también cambian;

sus caminos son distintos
diferente el verde de sus orillas:
diferentes los pasos míos
por esa vereda del alma;

todos los caminos van al mar
pero los pasos no son los mismos;
unos se pierden en mi mismo
y otros no se a donde van. 

Jecego. Miércoles 16 de marzo del 16.