Que se vaya el viento.

Que se vaya el viento.

Que me importa que el viento te aleje de mí
si amándome deja tu perfume en mis labios;
que me importa que se vaya lejos,
se que volverá a recargar sus pilas,
en la marejada de silencio que me dejó
a su partida en forma de espuma blanca,
en ese silencio que queda en la arena
cuando la ola rompe en ella, y calla
abrazada al desierto de arena
que forma la playa que te baña.

Se que volverá
en forma de ráfaga mansa,
con los ojos bien abiertos,
con una sonrisa en su cara,
con la lección aprendida,
con un fuego tibio y hermoso
en tus labios primorosos;
mañana.

Y con palabras de amor  creciente
impresas en una página blanca
encenderá mis ramas secas;
para leer la página de mi pecho
con la luz azul que emiten mis brasas 
soplando con su viento.. mañana

Jecego. Jueves 31 de marzo del 16.