Nada es vedad ni mentira a la sombra del silencio.

Nada es verdad ni mentira a la  sombra del silencio;
Sin luz, todo es sombra, pero no la sombra que nos proyecta la luz,  de una cosa sólida, sobre otra. Cuando contamos nuestra historia de verdad,  siempre se nos olvida aquello, que en nuestra memoria, suponemos una sombra y la silenciamos,  “a esto llamamos olvido porque mancha”,  y seguimos con nuestra historia según la recordamos; si se nos pregunta por  algún episodio, que no queríamos referir, nos hacemos los olvidados, no entendido;  olvidamos el nombre, el momento y el lugar; y seguimos con nuestro relato, con una sombra sin nombre, apagada, silenciosa, olvidada conscientemente, con nuestra verdad; demostración inequívoca de que el silencio puede ser verdad  y mentira a la vez, pero nunca Alzheimer, sino todo lo contrario premeditación, hasta más allá de la luz del entendimiento, del que nos creemos poseedores únicos de todos sus secretos.
Somos libres dentro de nuestros límites, y de los que nos impone nuestro medio; la verdad también es un límite para nuestra imaginación laxa; pensamos a veces que nuestros límites son universales, un error más, nuestros límites superiores e inferiores solo son nuestros, personales, sobrepasarlos significa estar fuera de la verdad, de nuestra verdad, que equivale a fingir, a mentir, para lo cual es mejor callar, que es una forma de mentirse a sí mismo y contagiar a los demás.
Hoy el sol,  en mi Valle tiene ocultos,  en este momento sus rayos por una nube densa que  sin tener cuerpo tapa su verdad, su poderío, lo sabemos por su luz que lo atraviesa casi todo, otra verdad a medias, como cuando dices a medias lo que cuentas, cortando lo que no nos conviene.
Nada es verdad o mentira completamente; siempre hay alguna palabra que lo justifica, algún hecho que nos delata,  un espacio  de silencio que habla, o algo que no sabemos explicar como se nos escapó; o por qué se nos olvidó conscientemente o equivocadamente.......si solo queríamos silenciarlo.

Jecego. Sábado 09 de julio del 16.