Mi memoria.

Mi memoria.

Creo que está buscando la forma de anularme,
cree ella, que borrando mi lenguaje lo consigue;
porque sin enlace no habrá historia que contar
y sin palabras nada existe, todo es nada, solo noche,
y nubes opacas en la oscuridad, sin voz comunicante.

Creo que es lo que ansiaba mi memoria, vacío
para desanimarme en forma insomne, silenciosa,
interponiendo entre mis palabras vacíos de silencio;
pero se encontró con un muro inteligente
que escribió las palabras antes de leerlas
para no olvidarse, desactivando esa ausencia del lenguaje.

Todo llega como llegan las cosas; hay que esperarlas,
pero mientras llega, busquemos una buena defensa,
no permitamos que nos sorprenda
con nuestras baterías descargadas;
hagamos una muralla a ese silencio que amenaza
con palabras ensayadas, gravadas en nuestras retinas;
pongámosle alas al viento, que se vaya más allá nuestro,
y nos deje las palabras, conscientes e hilvanadas.
que necesitamos en cada momento, de vida.

Jecego. Sábado 26 de marzo del 16.