Mi agravio con Dios.

Mi agravio con Dios.

Padeciendo tu ausencia.
sigo viviendo en mi vacío,
y me pierdo buscando rincones
donde pudiera encontrar
algún recuerdo perdido, de entonces.

Pero la providencia de Dios se hace la sorda,
te puso en mi camino; y te quitó cuando quiso
sin piedad, me arrebató lo que más he querido;
quita ya tu mano despiadada de mi cabeza
me duele tu presencia, me asfixia, me ahoga.

Me gustaría poder hacer lo que tú me hiciste
para igualar tu mensaje de vida, trayendo la noche
con algo que a ti te duela y aprendas;

que el amor no es muerte, que el amor es vida
compartida, que el amor es algo más que respirar
que el amor es algo que se siente y no se explica.

Que amor era la vida que arrancaste sin piedad,
después de haberle dado la vida..


Jecego.

2 comentarios:

Gladys dijo...

Guauuuuuu, amigo Isidro, este poema tuyo me a calado hondo yo también estoy disgustada con Dios, desde hace cuatro años,pero de verdad también al principio le reclame mucho, pero ahora ya no me importa porque no creo en todas esas cosas que los meten en la cabeza que dios lo sabe todo y que todo lo hace por nuestro bien creo que el ni siquiera sabe que existimos, como voy yo a creer que dios iba a pensar que seria bueno para mi quitarme a mi esposo sano joven lleno de vida que era el único ser que me a querido de verdad en esta vida,y me dejo a mi padre de 95 años que protesta por todo y que nunca me quiso y yo debo vivir para el, que clase de dios puede desear eso para alguien que lo único que a echo en su vida es preocuparse de los demás, se que no de vi comentarte esto amigo pero es lo que yo pienso y siento ahora solo creo en mi en mi propia fuerza. Un abrazo cuídate mucho querido amigo.

Isidro Jesus Cedres dijo...

Verdad amiga Gladys, que cuando uno está quemado, le duele todo; yo no se que edad tienes tú, pero yo ya tengo 83.10, escribiendo parezco otra cosa, pero a mi edad, solo, con hijos casados cada uno en su casa, no es para estar contento con su suerte, ni con quien la imparte. Creo que es una justicia injusta, donde uno no tiene parte alguna. Amiga; cuídate mucho; solo nos queda quejarnos sin saber a quien, pero sabiendo que nadie te escucha. Nos consolaremos los dos a través de este artilugio, jajajaja Un abrazo. Jecego.