EL MAR.

Hoy le escribimos al mar.
Viernes 31 de julio del 15.

Oh mar, fuente de vida,
Oh mar, camino de muerte,
No dejes de soñar con la vida
Aunque detrás de ti, vaya la muerte;
Océano atlántico,
camino del nuevo mundo;
fuente de mi vida
mi tumba a mi  muerte;
son tantas tus glorias
que contarlas no se puede,
se hace el tiempo finito
y la lengua enmudece;
eres con el sol fuente de vida
con pausas y silencios nos retienes,
somos tus hijos  y te conviene
tenernos a tu lado, siempre;
quisiera cerrar los ojos y verte
para conocer tu lenguaje interno;
eres tan variable por fuera
que por dentro quiero conocerte;
quisiera cerrar los ojos y ver
el agua salada de tus venas;
que pensamientos llevas en tus corrientes,
donde haces el amor y con quien te vengas;
que escalas haces en tus playas
donde tus lágrimas viertes;
porque estoy seguro que también sufres
y que las lágrimas no mienten;
se que lloras cuando matas
y te contentas cuando ayudas a tus gentes.
Que aún no siendo humano sientes humanidad
por la vida de otros seres
y regalas amor y comida
a todos los que te acompañan y quieres,
con aguas del Cantábrico y Mediterráneo
tus amigos de siempre….

Jecego.