Mi dolor está..

Mi dolor está.

Mi dolor está en saber que he perdido la batalla
donde defendía el sabor del placer
de oír el tic, tac, del reloj de mi tiempo,
que se va sin decir adiós con la sabia de mis sentidos.

Mi dolor está en ver irse mis años sin presentar batalla
a la extraña magia que me devora sin dar la cara,
yo debería ser algo más que nada intentando
cambiar el sentido de las cosas ya marcadas,
por ese destino implacable con que nacemos.

Mi dolor estriba en tener un corazón cobarde
que no ha podido con el poder de las palabras;
ni con esa esencia exacta que ellas llevan
en su lenguaje secreto de silabas y pensamientos:

que nos lleva por ese camino de tinieblas
y conducen al olvido sin dejar germinar
esa esencia que llevamos en la mente
y se va perdiendo con la imagen del recuerdo.

Mi dolor está en el camino que me aguarda,
ya casi sin ideas,
sin esencias,
sin pensamientos; solo viviendo de recuerdos
por el sendero estrecho del camino
que me queda… por andar…..


Jecego.