Mi memoria tiene eco.



Mi memoria tiene eco.
16 de octubre del 2014.

Memoria y sueño, que parecidos y que lejos
la una de la otra;
vivir y soñar, hijos de la misma fuente
y diferentes andares;

como en una flor su contextura y su olor
su color y su palpar, en el sentido del hombre;
como el relámpago en la noche
como el sentir de un besar,
como un corazón al latir
que quiere imitar a la mar;

como un suspiro que se pierde
diluido en el viento
porque quiso llegar más lejos
de lo que sus alas pudieron llegar;

no debemos alejarnos de la flor
que nos regala su aroma,
porque se enoja y se diluye en el viento
la intención primera, la de amar;
y se hace agua como el hielo
en los alrededores de su pecho.

Jecego

2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Ciertamente los sueños y la memoria no son la misma cosa. Aunque el sueño a veces también se queda dormido en la memoria. Bss

Isidro Jesus Cedres dijo...

Tienes razón Katy; el sueño a veces, muchas, se queda dormido porque no cree que pueda despertar de él y convertirse en realidad; por ello voluntariamente prefiere seguir siendo sueño.... Un abrazo mi amiga, seguiré escribiendo mis sueños, mientras la verdad sigue a mi lado como mera compañía. Isidro.