Cosas de Dios de ayer y de hoy.

Cosas de Dios, de ayer y de hoy.
17 de octubre del 14

Hoy me he encontrado una página
de un libro que no existía hasta ayer;
una página nueva, sutil como una mujer
y hermosa como una rosa en abril;

nunca hoy será como ayer
ni volveré a ver en mi jardín otra rosa igual;
como aquella flor primorosa
que fragante y hermosa , creció en mi jardín;

me miró y fijó en mi, su mirada,
la miré y guardé en ella mis ojos
para que no vieran otra cosa  en mi jardín
que sus ojos en mis ojos y mi mirada en su mirada;

si a eso se llama amor
y no hay otra cosa que le iguale;
amor ha de ser lo que sentí
porque hasta hoy nada es comparable,
a aquello que guardaron mis ojos
cuando tuvieron la dicha de mirarle;

se apagaron las luces, las estrellas cerraron  sus ojos
y los soles dejaron de alumbrarme,
se abrió el firmamento y una estrella escribió su nombre
hoy se llama vía Láctea aunque yo así, no la llame,
y se que allí entre las estrellas está su nombre;

amor y dolor llevo conmigo,
de amor y dolor es mi semblante;
pero sigo pateando mi camino, convencido
de que ella está desde arriba ayudándome, 
con el cálido refugio de su mirada
hasta llegar a nuestra casa de ángeles.

Jecego.

2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Eso es seguro mi querido amigo. Ella está acompañándote allá dónde estés.
"amor y dolor llevo conmigo,
de amor y dolor es mi semblante;
pero sigo pateando mi camino, convencido
de que ella está desde arriba ayudándome"

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Katy, gracias por estar conmigo.
Me gustaría saber que estas mejor.
Que ya eres la abuela luchadora sin el recogimiento del dolor físico.
Cuídate, un abrazo Isidro.