Mi mundo es verde, pero está secándose.




Mis campos son verde-esmeralda
las flores llenan todos sus rincones,
el aire lo embriaga todo e invade
para que las mariposas llene de colores
la inmensa cortina de aire de mi Valle.

Se que mi mundo, mi Valle esmeralda
me da la vida, de la que hace y reparte,
entre todos los güimareros, sus hijos
a cada uno su parte de lo que queda
cuando se reparten el pastel, en el aire.

Los últimos no son los que llegan tarde,
el pastel es grande y saludable;
últimos somos los que no llegamos
porque el camino está vedado
a los que trabajamos y aportamos buena parte.  

Jecego.

2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

El Planeta es azul, pero para los que habéis trabajado la tierra es verde, y sentís la tierra como algo vuestro.
Bss

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Katy; la tierra es toda nuestra; hasta nosotros somo barro, pero tenemos la suerte de verla del color de los días, tan cambiantes como la vida misma; a veces la vemos diferente solo con ver u oír, una imagen o una noticia agradable o no.
Un abrazo mi buena amiga por tantas cosas que me has dado y sigues dando a través de tus letras e imagenes. Isidro