Me quemo en un sueño.

                                          Teide, Tenerife..  
Bendita Primavera.

Un sueño de colores brotó en mi pecho,
latían mis arterias con ráfagas de tiempo,
cuando leí tus letras, silencio adentro
con ese sabor a ti, donde hablan tus deseos
y derrama toda tu esencia en el volcán de mi cuerpo.

Se quedó en mí,  la lava de tus letras
calentando sus cenizas en el fuego de mi pecho;
se hizo volcán, se hizo lava, y se hizo llama
que incendió el mundo de mi pensamiento;
cuando iba buscando, el fuego de tu cuerpo. 

Desde entonces vivo en el aire de aquel sueño
buscando la brasa de tu fuego;  mi sueño;
oculto en el silencio de tus letras que arden
como fuegos artificiales en el volcán de mi pecho. 

Jecego.

4 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

"Se quedó en mí, la lava de tus letras calentando sus cenizas en el fuego de mi pecho;"
Si yo supiera escribir estos bellos versos. Que maravilla de poema Isidro, cuanta sensibilidad y ternura hay en tus letras.
Bss

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Katy, gracias. Gracias por tus benditas palabras; si yo supiera lo que tu sabes, cuanta sabiduría presumiría, pero solo soy un una bandera que va donde el viento la lleve, como la veleta.
Creo que estoy aprendiendo, y tus palabras me ayudan.
Un abrazo y hasta luego.
Isidro.

victoria dijo...

Grandioso poema al igual que ese majestuoso Teide

Gracias por compartir
Con cariño

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Victoria (de Acentejo)?.
Gracias por tu visita y comentario.
Es un placer recibir tus letras.
He visitado tus trabajos de artesanía, son preciosos, derraman sensibilidad, arte y amor; te deseo toda clase de suerte y abundancia.
Un abrazo. Jecego.