Hoy comienza una nueva primavera.

Hace unos días una abuela amiga, me recordaba su cumple.
                                          Ciruelos en La Dehesa.

Cuantas flores nacerán en esta Primavera,
me encantan las que se adelantaron a ella;
son valientes aventureras, y como luceros lucen 
unos primorosos ojos que iluminan y me miran,
y dibujan sueños que me regalan y desalojan
los momentos tristes de mi vida.

Estos días cumplen años de vida,
unas, madres, y otras abuelas, pero siempre niñas;
preciosas flores que iluminan el mundo,
perfumando el camino de sus queridos nietos
como luceros enseñando caminos y modales 
para que se repitan sus imágenes, en el tiempo.  

Así se dibuja la vida de las abuelas, con los recuerdos
que son la huella de su paso, en sus pétalos y música,
de primavera en primavera, antes que llegue el verano
y se reduzca a memoria, aquello que fue flor, amor, y ternura. 

Nada hay más hermoso que una abuela en primavera
cuando las flores compiten por ser las más bellas;
ellas con sus nietos de la mano
lucen al mundo, sus flores mas hermosas: sus nietos y nietas.

Jecego.


2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Este me lo adjudico un poquito en nombre de la "abuela",No creo que tanto como cantas en tus versos, pero si en el amor a los hijos y
nietos:-)
"las con sus nietos de la mano
lucen al mundo, sus flores mas hermosas: sus nietos y nietas."
GRACIAS que lindo Isidro y cuanta generosidad en tus palabras

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Katy, gracias por tus bellas palabras. Me encanta escribir sobre la amistad y el amor familiar, sobre todo, cuando uno se siente arropado por palabras como las tuyas.
Gracias, en parte escribí pensando en unas palabras tuyas hace unos días en un comentario.
Un abrazo amiga, madre y abuela. Isidro.