El pecado de vivir sin vivir.



Querida amiga, mañana cuando amanezca
abre tus brazos y grita al cielo tu energía,
no esperes a que se vaya el tiempo entre las horas,
ni que el viento pase y se lleve el perfume de tu boca
a la montaña o los mares; que se pierda solitario   
por no conocer las ramas de los ciruelos y castaños. 
o entre las olas cantando en los acantilados salvajes.

Grita al aire tus sentires, que yo soy el viento
y quiero ser tu guía y acompañarte,
hasta la Dehesa donde vivo, entre pinos y follados
y quiero que seas mi compañera, y como Alba mirarte
acariciados por los alisios, en un sentir sin contraste.

Quiero sentir tu cuerpo junto al mío en esos lares,
que tu aliento también sea el mío al besarte,
que nuestra cama sea, las hojas de los árboles caídas,
nuestra música, el viento en las ramas y las aves
y que bailando sea tu cintura, la que mueva el aire..

Jecego.

2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Leyendote cualquiera diría que eres un jovencillo enamorado.
Claro eso es lo que hace la edad, que la física limita pero la mente es libre de volar. Sigue volando y soñado que así podemos levantar el vuelo con tus versos.
Bss

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Katy, (esto se arreglo).
La verdad Katy, es que a veces pienso que estoy haciendo el ridículo, pero quien escribiría entonces lo que se me ocurre.
La vida está llena de incongruencias y seguramente yo soy una de ellas; pero no voy renunciar a mis actos, sabiendo qu no hacen mal a nadie, y que además gracias a este medio tengo amigos/as tan buenos como tú.
Un abrazo.. Isidro.