La vejez no tiene edad.



¿Donde está mi memoria
que la busco y no la encuentro?
¿se ha ido?, ¿donde se habrá metido?
no me acostumbro a su ausencia
y pataleo y tecleo, buscándola sin remedio;

pasado un rato vuelve y me dice:


yo no he salido de aquí en ningún momento;
y no se si creerme ese cuento,
pero se pone tan seria, que lo creo;
y me pregunto: ¿donde están las palabras
que necesito y no encuentro?....

algo raro está pasando
en mi cabeza, por aquí adentro...
dicen que hay un señor alemán
que está loco y está suelto....
¿andará por mi pueblo?....

no lo creo; aunque lo estoy creyendo.

Jecego.

4 comentarios:

Ramón María Vadillo dijo...

Extraño poema el de hoy. Abrazo

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amigo Ramón María, gracias por tu visita y comentario.
Este tema es consecuencia de mis olvidos, de mis ausencias...... creo que el Sr. Alzheimer me está rondando.
Un abrazo. Isidro.

chus dijo...

lOS OLVIDOS EN ESTOS TIEMPOS SON LOGICOS. UN ABRAZOS

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Chus, las rosas azules están libre de olvidos, su perfume lo invade todo y además lo eterniza.
Un abrazo. Jecego.