Buscando a una sirena.

                                       Malpaís de Güimar, Montaña del Socorro y la mar.


Cuando el agua se aleja de la orilla
y se esconde en la mar profunda,
mis ojos te pierden de vista y ciegan,
y mi pecho se encoge en su penumbra.

Cuando te alejas, sirena de mi vida
silenciosa, y te confundes entre las olas
que se apartan; te llevas en tu cola mi alma
batiendo en las aguas la espuma de mi memoria.

Cuando amar es seguirte con la mirada
hasta ese mar profundo donde habitas,
mi alma sufre, calla, te ansía y grita
buscando tu figura entre las aguas.

Y deambulo en la playa, en la franja limpia y cálida
buscando tu huella en la arena hecha con tu cola;
y la piso, la toco, la abrazo y beso,
antes que lleguen las olas para borrarla.

Es entonces cuando pienso en mi, como enamorado
de una sirena, que se mete en la mar y se pierde
en esa masa de agua; y me deja solo en la playa
mirando al horizonte por si apareces sobre una ola.

Jecego.

4 comentarios:

Katy dijo...

No es fácil encontrar sirenas hoy en día. Por más que busques estas nos vendrán a tu encuentro, ni la amada en la cresta de una ola. Pero tus sueños son hermosos.
Bss

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy, que bonito es soñar cuando se sueña despiertos, porque así se sueña a nuestra manera, que suele ser la mejor manera de sentirlo
lo que en sí, es un sueño.
Un abrazo mi miga por tu visita y comentario.
Isidro.

Magia da Inês dijo...

¸.•°`♥✿⊱╮
Passei para uma visitinha.
Adoro sua poesia.
Bom domingo!
Boa semana!
Beijinhos.
Minas.
♥✿⊱╮

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Magia de Ines. Gracias por tu visita y comentario, que es para mi, parte de tu Magia.
Un abrazo. Jecego