El color de tus ojos.




No se de qué color son tus ojos
porque cuando me acerco a ti 
me quedo ciego, y así no puedo
ver más allá de los míos, cegados
por la luz que emanan los tuyos.

Jecego.

10 comentarios:

Katy dijo...

Eso es amor, y no importa el color de lo ojos para sentir la mirada.
Bss

Jacque dijo...

Muito lindo ... JECEGO ...


BEIJOS
BESOS

Pluma Roja dijo...

Seguro tiene el color del amor.

Precioso.

Saludos cordiales, apreciado Jecego.

Hasta pronto.

Mothman dijo...

Creo que es perjudicial para la salud. Es lo que se conoce como: estar cegado de amor. Aprovecha, porque pronto le pondrán una etiqueta diagnóstica con sus pastillas dedicadas.)

Bonito poema;)

Saludos de otro afecto por el síndrome

Cristina dijo...

Si solo imaginar el color produce esa sensación, imagina si te miraran.
Un belleza de letras, te dejo un fuerte abrazo y buen comienzo de semana.

Cristina dijo...

Hola Juesús! Leí en un comentario anterior que no podías comentar en mi blog.
Coloqué en opción comentarios que cualquiera pueda comentar, intenta ver si te permite.
Un abrazo.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy, el amor es ciego;
no hace falta ver para sentir;
el amor rompe todas la barreras de los sentidos;
amor es la fuerza que mueve al mundo; amor es todo lo que nos rodea, aunque se le llame con otros nombres, amor es lo que nos aproxima.
Querida amiga, gracias por tu comentario.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Jacqueline; gracias por tu comentario. Es un placer tenerte por aquí y poder leer tu opinión; los comentarios son el combustible que alimenta al que escribe.
Un abrazo y hasta luego.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Pluma Roja; seguro que sí, los ojos son las flechas que llegan hasta el nido donde se oculta el amor.
A través de ellos se llega donde la carne quisiera llegar.
Un abrazo amiga, gracias por tu comentario cargado de energía para poder seguir.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amigo Mothman, nunca es tarde si la dicha es buena; nunca faltará la chispa que encenderá la hoguera.
Gracias por tu comentario.
Un abrazo. Jecego.