Caminando por el Malpaís de Güimar.

(El Malpaís de Güimar es una zona volcánica entre la Montaña de Güimar (fuente de la lava) y el mar. 
Al final del camino cuando la lava chocaba con él, se hizo una montaña de ella, que ahora se llama Montaña de la mar). 
Ahí, en ese espacio se desarrolla esta historia. Es una zona totalmente cubierta de lava, que como flora está cubierta de balos, cardones y tabaibas y como fauna: conejos, pardelas y gaviotas blancas.
También hay por ahí unos cuentos de Guanches (primitivos habitantes de las Islas Canarias), desarrollados en la misma zona.




Caminando por las veredas del tiempo
entre tabaibas, cardones y magarzas
como si fuera un paraíso perdido.
entre el cielo, la roca lávica, y el silencio
roto por las olas, contra la roca brava de la montaña.


Aquella montaña de la mar,  volcánica
castillo de pardelas y gaviotas blancas
sobre una orilla de la mar atlántica,
un abismo sobre las olas
una plataforma para las aladas.


Final de las veredas del tiempo, que se extiende
entre la Montaña de Güimar y la de la Mar,
martillo para las olas, y hotel de Pardelas y 
Gaviotas blancas.


Caminando por el Malpaís de Güimar, donde la piedras se disfrazan
de Guanches, de brujas, de hadas, de fantasmas y donde
los cardones, balos y las tabaibas hablan sus cosas intimas,
en esa lengua guanche heredada, que brota de la sangre
derramada, según la historia, defendiendo su pequeña patria.


Busco en las veredas del tiempo, esquirlas que me hablen de ayer
y me acompaña el silencio, mi sombra y un murmullo del tiempo
que me susurra un secreto que hago palabras para decirles:
esto solo es un momento, un instante,  un flash, un segundo
en que vuelan los pájaros y las gaviotas blancas que cantan;
en la noche lo harán las pardelas, que rompen el silencio, y no callan...


La vida es solo un momento, 
entre el silencio y la voz.,
entre la noche y el alba,
entre el mar y la montaña,
entre tú y yo,
y entre todo y nada.


Jecego



9 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Buenas noches apreciado Jecego, tus versos todos son bellos, pero especialmente bella la última estrofa.

Te dejo un fuerte abrazo.

Jacque dijo...

Lindo Poema........... Adorei que também existem fadas em Güimar...


"La vida es solo un momento,
entre el silencio y la voz.,
entre la noche y el alba,
entre el mar y la montaña,
entre tú y yo,
y entre todo y nada."


Muito lindo, JECEGO...


BESOS
BEIJOS

Katy dijo...

Precios descripción que te hace ver imágenes reales a través de tus palbras que tan bellamente describe este paisaje tan querido para ti.
Tu Güimar...
"
La vida es solo un momento,
entre el silencio y la voz.,
entre la noche y el alba",

Bss

Estrella Altair dijo...

Un destello... sólo un destello, querido amigo,pero feliz..

instante eterno, que nos haces sentir que hay algo más..

Un beso

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Pluma Roja, muchísimas gracias por tus palabras. Los comentarios son el alimento que vitaliza al escritor; en este caso yo estoy ocupando falsamente al escritor y beneficiándome de esos preciosos comentarios. No tengo perdón, pero mientras reciba esos textos tan hermosos, no renuncio a hacerlo.
Un abrazo mi amiga. Hasta luego.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Jacque, Si, aquí también existen (fadas) hadas, la belleza se extiende por toda la tierra; la que pasa es que: pierden su vida buscándola; no son capaces de buscarla dentro de sí mismos.
Amiga, un abrazo; gracias por tus comentarios.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy, tu también eres un hada; encuentras la belleza en todas partes, y lo grande, luego la compartes (virtud) que tienen pocas personas, yo tengo la suerte de estar cerca de un grupo de ellas, y algo me toca.
Un abrazo amiga, estaré siempre cerca de tu blog.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella;
Me encantan las noches claras
porque miro al cielo y te veo,
luego cierro los ojos y sigo viendo
lo que no estaba en el cielo.

Un abrazo amiga, gracias por tus preciosos comentarios.
Jecego.

Marina Fligueira dijo...

Hola Isidro. Me perdí esta entrada interesante y bella. Un basotes