Prefiero navegar en la noche.

En mi deambular errante, solo y sin sombra, porque la noche me la niega, llegué a un paraje de una sierra (inventada) le puse de nombre tierra arbatnac, donde unos menhires descansaban tumbados sobre la tierra, a la puerta de una cueva, donde un estrella se había posado a descansar de su largo viaje; yo la miraba, era todo luz, pero sin sombras; pensé sería una piedra preciosa, pero sin nombre; la llamaré Gema, me dije, mientras trataba de penetrar en su interior.
Fui creando en mi mente la imagen de una mujer con aquello que solo era luz; y fui modelándola a mi antojo; le puse un pelo largo, una cara a mi gusto, unos ojos lánguidos, una mirada como los rayos de cupido, unos labios como brasas, y un corazón como el mío. 
Su cuerpo, no quise imaginarlo, preferí sentirlo, puse mis manos sobre el resto de la estrella, y sola se fue modelando; mirándome a los ojos, me dijo: haré de mi masa una imagen a tu gusto, donde no falte nada de lo que admiras.  Una suave nube fue su vestido; era una hermosa imagen, llena de perfumes y gracia, un monumento venido del cielo que se posó sobre un menhir tumbado; a sus pies otro menhir más pequeño le servía de apoyo a un pié, el otro estaba cruzado. Yo no salía de  mi asombro, ¿como una estrella se había transformado en mujer?, y ¿por qué tenía que ser tan hermosa?,  ¿por qué habló aquella imagen, que debía ser de Hidrógeno (H) y Helio (He) ?..., no lo sé, pero algo influyó en mi mente, para oír una voz, donde todo era silencio. 
Cuando quise irme, cuando había terminado mi obra, observé que yo estaba fundido en aquella imagen que había creado;  y me quedé con ella para siempre, en aquel monte, en aquel lugar de nombre impronunciable, entre los menhires,  cerca de la cueva y cerca de un castaño, con mi Gema al lado..


Jecego.

11 comentarios:

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Isidro!!!

Que delicia el leer tus letras.
Cuanta belleza le has puesto a esa sierra inventada... Donde se posó esa estrella que era todo luz.
¡Y que nombre más hermoso le has puesto, Gema!...

La moldeaste a tú antojo y solo fue luz para ti.
Debe ser por navegar en la noche, que tu mente está realmente rodeada de luz -de belleza extraordinaria.
Es un gusto oír una voz donde todo es silencio.

Acabaste esta obra majestuosamente,
Fundiéndote en la imagen que has creado, y como no, ¡quedándote con ella! Felicidades amigo.
Me encanta este relato envuelto en prosa.
Te deseo de todo corazón que siga esa llama encendida en tu mente por mucho tiempo.

Mi enhorabuena. Te dejo un abrazo grandote y se muy feliz.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Marina!!, por favor, tus palabras son luceros que iluminan mis noches de insomnio. No dejes de salir de noche, me perdería; aunque he gravado en mi pituitaria tu perfume, y lo seguiré en tus andares.
Amiga, un abrazo, y gracias por tus comentarios.
Jecego.

PD. Me están llamando para asar castañas.

Marina Fligueira dijo...

¡Uyyyyyyyy!! ¡Allá vo!!!!!!!!!!!!

¡Castañas!!!! ¿Asadas? Y vino con miel.... Ya empieza a llegar un olorcitooo. ¡Y no me queda otra!...

Un abrazote y buen provecho. Se muy feliz.

Jacque dijo...

Lindo conto... Adorei ANGEL...
Como tudo que escreves com
sensibilidade, especial...


BESOS
BEIJOS

Francisca Quintana Vega dijo...

Hermoso relato..donde la fantasía casi parece realidad...de tan sentida. Un saludo y felicidades por sus ochenta años.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Marina, aquí por costumbre este día se comen castañas de cualquier forma, y vino se bebe hasta por los ojos, tenga miel o no.
Algún día nos reuniremos todos los amigos de las castañas, en alguna parte y nos conoceremos con el vaso en la mano y la alegría por todo el cuerpo.
Gracias amiga por tu comentario.
Un abrazo. Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Jacque, no se si ahí en Brasil también se comen castañas y se bebe vino; aquí se dice: vamos a ahogar las penas con vino y castañas; hay muchos que las ahogan tanto, que luego se quedan unos días acompañándolas.
Amiga, gracias por tu comentario.
Un abrazo, Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Francisca Vega, gracias por tu comentario. Que bueno leer palabras tan bonitas; gracias.
Me gusta escribir de que me rodea, quizá por eso esté tan cerca de la realidad; aunque a veces solo son deseos......
Un abrazo amiga, hasta luego.
Jecego.

Estrella Altair dijo...

No me extraña que te guste navegar en la noche, con tantas estrellas que te tienen cariño..

cada día más..

me gusta....

Un besazo

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella, gracias por tu comentario.
Las noche sin nubes son hermosas sobre todo cuando miras al cielo.
Un abrazo. Jecego.

Jorge Ramiro dijo...

La noche es el mejor momento para navegar en los pensamientos. Es cuando las ideas fluyen como por arte de la propia conciencia que quisiera liberar su creatividad. Estoy de vacaciones, en unos hoteles en Mazatlán que están bárbaros y aun así, por las noches me cuesta conciliar el sueño y pienso y navego. En fin quería compartir esto, que me evocó vuestro post. Gracias