(Hoy hay dos trabajos, éste y el siguiente).


Quisiera decirte.

Paisaje de nieve en Tenerife.














Quisiera decirte, a que saben tus besos,
si saben a cielo, a mar, a miel, o solo a ti,
pero mis labios tiemblan al pronunciarme
y mis palabras se ahogan mirándote, así;

mis ojos se cierran para guardar  tu imagen
mis brazos se niegan a separarse de tu cuerpo,
mis labios se queman en el fuego de los tuyos
y mi sangre hierve quemándose en tus besos.

Mi cuerpo como una lapa, se pegó al tuyo,
entre los dos, hicimos solo uno, sorbiendo,
con solo un corazón, solo un río, solo un sueño
juntos y solos, dejamos que pasara el tiempo,
hasta que llegó la aurora y nos despertó su luz
y como magia, se separando nuestros cuerpos.

Ahora si, puedo decirte, a que saben tus besos,
no saben a mar, ni a miel, ni a cielo; mejor que eso;
saben a ti y a mi, un solo sabor, creado por los dos
adobado con la suave brisa de un sueño, y el tiempo.

Quien  iba a decirnos   
que para conocernos,
nos bastaría un beso
y tiempo para madurarlo.

Jecego.


2 comentarios:

Jacque dijo...

Lindo, muito lindo todo seu Poema... Um poeta como os maiores que já li...

"Ahora si, puedo decirte, a que saben tus besos,
no saben a mar, ni a miel, ni a cielo; mejor que eso;
saben a ti y a mi, un solo sabor, creado por los dos
adobado con la suave brisa de un sueño, y el tiempo."

GRACIAS por compartir tanta beleza...


Beijos
Besos

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Jacque, gracias por tu comentario. Es un placer servir.
Jecego.