Historia de un hombre que murió soñando.


Un señor ya mayor sentado en una piedra del camino pensaba en su vida pasada.
Ya atardecía, se había ocultado el sol, empezaba a hacer frío, se apreto su chaqueta contra el cuerpo y dejó volar su imaginación con la mirada fija en el camino. 
El ambiente era apropiado para hacer un recuento de sus días de amor guardados bajo su gorra.

Empezaron a pasar por su cabeza
momentos vividos en épocas lejanas,
con una novia que con su belleza llenó 
su corazón en su edad temprana;

ahora empobrecido por la naturaleza
con su vida ya estéril y cansada,
quiere llevarse recuerdos sublimes
algo que le haga feliz en su marcha,
por ese camino de crepúsculos y sueños
del anochecer que le aguarda.

Imagenes tomadas de Google.
De pronto apareció un hada a su lado                          
muy parecida a la novia que amaba;
y revivió el hombre momentos grabados
en su memoria encerrada.;

y se fue por el camino trazado
con paso cansino y la tenue luz de su ocaso,
abrazado al cuerpo de cristal pulido,
del hada que había suplantado
a la novia que tanto había querido.......

Jecego. 

2 comentarios:

Katy dijo...

Me he conectado un momento y me he pasado como te prometí. Por favor no me seas tristón ni cansino. Espero que tu ánimo esté subiendo de tono.
Con esos maravillosos amanecers y puestas de sol en tu Güimar, solo tienes que fijarte en la luz:)
Cuidate, no quiero verte triste:)
Un beso amigo.
P.D. Vuelvo en cuanto pueda

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy, gracias por tu comentario, por tu visita y por tu luz....., también por ser como eres.
Un abrazo amiga, te prometo mejorar mi animo. Me convertiré en un paisaje, no en un poema.
Jecego