Que memoria tan sublime.

Que memoria tan sublime tengo hoy.
             (día 10 de mayo 2010)

















Un día tendidos en la playa nos acariciamos
bajo el manto calentito del sol,
como sábana, la tibia arena,
con música a ritmo de corazón;

los dos,  mezclaban sus sonidos
con los del mar y las gaviotas,
y algunas palabras rotas
de otros bañistas viejos;

pero  una ola atrevida y envidiosa
invadió nuestro terreno,
mojó nuestra cálida cama
y rompió nuestro sueño:

muchos granos de arena
que disfrutaba de nuestros besos,
se enfadaron con el mar
y se fueron playa adentro;

a reclamarle a la ola
por la ruptura de aquel sueño,
que dejó al descubierto
la fragilidad de nuestros cuerpos

aún hoy, recuerdo con tristeza
aquel trágico momento,
porque tú no quisiste repetir
la escena, de aquel precioso encuentro.

Y se fueron las olas,
la arena cambió de lugar,
el sol se fué a su ocaso
y nosotros,
a casita a descansar....

Jecego.

4 comentarios:

medianoche dijo...

Así es el amor doloroso, muchas veces encontramos que ese amor que solo sentimos nosotros no es el adecuado, luego vendrán amores nuevos, precioso poema.

Besos

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga medianoche; el amor como todas las cosas, tiene un lado bueno y otro malo; pero casi siempre saboreamos lo bueno, y despreciamos lo malo.
Así ha sido siempre, y esa circunstacia ha arraigado en nuestro ser, haciéndolo cotidiano.
Un abrazo amiga. Que la salud te acompañe.
Jecego.

Estrella Altair dijo...

Esta me gusta especialmente...

...y me pregunto... yo

por que se conformó con un no..

hay un dicho que dice:

"El que la sigue la consigue...."..

y creo que es muy cierto..

... Un abrazo..

Hoy como ves estoy bromista

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Teresa, ese amigo seguramente no conocia ese refran, o no tuvo valor para hacerlo.
La vida es así, un tiempo hecho de retales donde las ocasiones son fundamentales, por aquí se dice: las ocasiones las pintan calvas; cuaqndo se dejan pasar, dificilmente vuelven.
Un abrazo amiga.
No me faltes dándome consejos, los necesito.
Jecego.