Dedicada a la niña de mis ojos.

   A la niña de mis ojos.
(domingo 9 de nayo 2010)














Te recuerdo como gota de agua
tendidos al sol en la playa, 
como  gota de rocío en primavera 
como viento que mueve la rama;
y me trae tu voz y tu aliento
hasta los límites de mi alma.  

Te recuerdo porque tu amor infinito
fué capaz de llenar mi corazón,            
y de gozo imperecedero mi piel,
con tu voz,  tu roce y tus besos;
que de alguna forma labraron
una imagen tuya en mi cuerpo.

Recuerdo como lloraron las flores
cuando se llevaban tu cuerpo,
como mi corazón dejaba de latir
para que el tuyo latiera de nuevo;

pero fué vano deseo y esfuerzo
para mi corazón  y mi alma,
porque tu ya habías labrado
una imagen tuya en mi cuerpo;

que latía en mi pecho al unísono
el tuyo y el mío; abrazados...
así, tu muerte, fue mi muerte
y morimos a medias, los dos...

hoy cuando han pasado los años
aún vives en mi recuerdo,
porque siempre hemos compartido  
mi corazón entre los dos.......

Jecego.



2 comentarios:

Estrella Altair dijo...

Ummmm amaste y sigues amando...

..que mas se puede pedir...

y encima admiro particularmente esa capacidad que tienes de hacer tan lindas poesías...no es un cumplido... lo siento así.

... yo no sé.. ser tan conceptual...

... me encantaría..

...pero me da como vergüenza.

.... no sé hacerlas..

y tu con que facilidad, nos muestras tu corazón que en definitiva, como corazón humano, es un corazón que todos entendemos y con el que latimos.

Un abrazo amigo Jedeco y gracias por estas poesías tan alegres y vitales

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga, creo que son reminiscencias, o talvés una forma de vivir en el pasado: el presente me queda ancho, y del pasado solo rescoldos me quedan. Pero soy rico porque me conformo con lo que tengo, más la presencia de mis amigos, que como tú me recuerdan que estoy vivo.
Amiga, un abrazo por tu presencia y tus comentarios.
Jecego.

P.D. Escribo todos los días, sin nada definido; solo parto de alguna conversación que escucho a mi alrededor.