Ilusión perdida.

I l u s i ó n  perdida.
(viernes 26 de febrero 2010)

















Quise bajar al infierno
porque en el cielo no estabas,
tu cuerpo  ardía en el averno             
de los réprobos de  alma;                   

era tu cuerpo  púrpura encendida,
tus besos, aumentaban la llama,
de mi cuerpo que se hacía cenizas
con el calor de tus brasas ;                 

y se iban acabando mis huesos
en el fuego de tu fragua,                      
pero yo aún quería salvarte
con el agua de mis lágrimas;

tú me tenías atrapado
con la fuerza de tus alas,
junto a tu cuerpo ardiendo
ya convertido en brasas,

que consumía al mio
al regazo de tus alas.
y ardimos los dos juntitos
a pesar de mis lágrimas.

Jecego.

8 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Bello, muy bello poema como siempre.

Saludos cordiales poeta.

Hasta pronto Jecego, un abrazo.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Pluma Roja. Gracias por tu comentario. Mis bendiciones.
Un abrazo.
Jecego.

Wanderley Elian Lima dijo...

Muito belo seu poema. A imagem complementa com harmonia.
Um abraço

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amigo Wanderley, gracias por tu visita y comentario,
Es importante ser leido, muchas gracias.
Jecego.

Leonardo B. dijo...

[... e sabendo que podemos trazer sempre uma montanha dentro do nosso interior; é fácil!]

um imenso abraço, Isidro

Leonardo B.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amigo Leonardo, gracias por tu visita y comentario.
Todos podemos hacer una montaña en nuestra mente y disfrutar de ella.
Un abrazo amigo, bienvenido a mi montaña,
Jecego.

medianoche dijo...

La naturaleza es tu prioridad la amas como yo, la sientes latir igual, este poema me llego naturalmente al corazón.

Besos

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga medianohe; gracias por tu visita y comentario; es grato conocer los gustos de los amigos, y creo que la naturaleza es el mejor de los amigos, que nos habla constantemente, aunque poco la escuchamos. Es un placer tenerte entre mis amigos, ahora voy a visitar tu bñog..
Un abrazo.
Jecego.