Ya es tarde para nacer de nuevo.

Ya es tarde para nacer de nuevo,
pero intentaré seguir viviendo;
no me daré por vencido
después de haber nacido,
perduraré viviendo mi tiempo.

Lucharé con el viento del otoño,
con la lluvia del frío invierno;
y en un rincón de mi memoria haré
un hueco, para esperar tu primavera
con todas las flores de tus días, en mi sueño.

Haré que el infinito vaya y vuelva
cargado de recuerdos que fueron vida;
y aferrado a sus espaldas, vivirlos de nuevo
sea primavera, verano, otoño o invierno,
o simplemente sea, la memoria de un sueño.

De los amaneceres no olvidaré su mirada.
Me encanta su luz matutina,
de esas nubes blancas que parece que muerden
guardaré su seña cariñosa
llena de colores, en alborada, mirándome.

Jecego.