Te gusta la música.

Te gusta la música hasta que todas
las notas suenan muy dentro de ti;
te embelesa, te abisma, te mueve
al son de la rima que llevas escondida.

Música de todos los ritmos, que lleva
ese sonido y dulce esencia a tu sangre;
ese torrente que lo llena todo, y su eco queda
prendido a tu piel, musicándo el aire.

Música de grandes velas surcando mares,
viento que empuja las olas que en proa tañen,
que se hacen música en el aire que respiras
y baile entre dos cuerpos que se amen.

Yo abrazaré tu música primorosa,
como viento que me lleve en alas de
tu viento, en tu aire; y abrazado a ti
bailaré tu baile, al son del paso, de tu arte.

Jecego.