Sol y soledad.

 
Me encanta caminar cuando delante de mí, mi sombra me guía porque sé que el sol es mi guarda espalda.

Cuando mi sombra va detrás es el deslumbrante sol sobre mi frente, quien me precede y me orienta.

En mi territorio, solo al atardecer y no siempre, mi sombra va a mi lado como amiga, de mi mano, por ello no salgo por la noche, porque la soledad me ciega y las sombras me engañan…

 
Jecego.