Un año más.


Un año más.

 Uno más no importa,
casi no se nota al andar,
pero si a pensar porque,
tarda en llegar y se nota.

También se nota en los pies
que se hacen más pesados,
dejan de andar lo andado
y se hacen de rogar para moverse.

Además, los años no viajan solos
van acompañados de dolores y peso,
unido todo eso, empieza a importar
lo mucho que se siente con un año más.

Desde temprana edad, nos quitamos años
nadie quiere ser viejo de edad;
y no sabe como poner alas a sus pies
para que no se note la verdad.

Un año más si importa
cuando se inicia el camino
y sí cuando se adivina el final.

Jecego.