Dos de diciembre del 16.


Hoy dos de diciembre del 16.

 El día soleado y nuboso
se acerca a su cenit elaborando sombras
que hablan por sí solas;
sembrando ausencias que prodigan
dudas en si son solo sombras
o son imágenes perdidas en sí mismas;

 hoy como ayer y tantas veces
hay imágenes que se pierden solas
entre los rincones oscuros de su bosque;
y deciden quedarse como duendes,
como nubes o como silencioso pino
elevando al cielo sus brazos extendidos;

pidiendo al cielo muchas nubes
que cubra la sombra de su sombra
entre la maleza y sus pinos;
vida que nace de los recuerdos
que tenía dormida el tiempo
entre los troncos viejos de un pino.
 
Vida que sale de la sombra muerta
de  un árbol envejecido y muerto
como este momento mismo.
 
Jecego. 02/12/16.