Juventud, no te vayas.

Juventud, no te vayas.

Más allá de mi tiempo
fui rosa temprana,
y como tu fresca mañana
reía al ver pasar el tiempo;
ahora veo que me equivoque
que aquel tiempo también era mío;
lo dejé pasar sin saber a dónde iba
reía y reía, sin saber porqué;
hoy lo busco sin medida
perdido en el laberinto del tiempo;
lo busco y siento triste
por no haberme dado cuenta, a tiempo;
la vida es solo un momento
que hay que vivírlo siempre;
mañana siempre es tarde
arroyo de las lágrimas que se vierten.

De nada vale llegar a viejo
si no tienes nada que contar,
de esa vida que pasó por ti
cuando iba en una lágrima al mar.

No dejes pasar tu tiempo
cuando está en ti el remedio;
ser feliz es un criterio afortunado
que solo hay que empezar.


Jecego.