Pido al sol.

Pido al sol.
Jueves 25 de febrero del 16.

 Salgo a caminar detrás de mi sombra,
el camino me lleva directamente al oeste,
a los pocos pasos me hizo guiños el este
 nunca el sol quiso pasarme,  en mi andar.

En el viaje llegó la noche y me oculté en ella,
el sol me descubrió rápidamente, pero calló,
le reconocí en mi sombra más larga en el camino
que a lo lejos parecía fundirse con las estrellas.

Me cansé, me senté en una roca y miré a mí alrededor
ya mi sombra había desaparecido, y comprobé
que se había ido con el sol sin decir adiós.

Me gustaría tener poder para hacerle volver
a seguir siendo mi guía en mi andar solitario
antes que llegue la noche y me pierda sin él.

Que quisiera ser mi amigo y acompañarme,
o al menos no abandonarme sin decir adiós,
y que a gusto o no, retornara a buscarme.

Jecego.