Otro primero de noviembre.

Otro primero de noviembre.

Viene solo, su sol se quedó en casa,
su cara está triste, gris, desconsolada,
quizá sea el espejo de su alma.

Por la ausencia de su compañía, anda,
más que andar, deambula por el tiempo
buscando la vida que perdió cuando soñaba.

Los días que pasan tristes son tiempo,
que pasa sin vernos en la sombra de la nube
de un incendio que borró los demás días que perdimos.

Desde aquí, a la sombra de este invierno, espero
en mi memoria, que pasen los días que me quedan
hasta que llegue el día de luz que quiero pronto.

Otro primero de noviembre.


Jecego. Miércoles 27 de octubre del 16.