Estoy cansado.

Estoy cansado.

Estoy cansado: sosteniendo mi memoria;
cansado de cargar tantas palabras,
quiero librarme de muchas, y saco de su encierro;
las pego a esta hoja blanca que regalo al mundo
por si encuentran dueño, que les quiera y abrace.

No me importa que el viento se las lleve lejos,
que la lluvia borre sus trazas,
que el silencio las oculten
y de nuevo  pierdan la libertad
que quise darle soltándolas.

Tampoco que a su encuentro
nubes del desierto salgan,
que cubran sus caminos
y se pierdan en la nada
sin llegar a su destino.

Yo ya les he dado la libertad
y les he dado un sentido primoroso;
lo más bello que he sabido y sentido,
las he hecho poesía hermosa
y enseñado el camino de la libertad,
solo tienen que seguirlo……….

Jecego.




1 comentario:

María del Carmen Díaz Díaz dijo...

Es muy hermoso. Como todo lo que escribe.