Una voz más allá del silencio


Una voz.

Más allá del silencio se oye una voz que camina, 
no sé si son la tuya y la mía fundidas en un beso,
o es un sueño que anda perdido y nunca termina
que empezamos hace tiempo, en un embeleso. 

Lo que no se termina sigue en el aire
esperando el momento que determine su final;
lo percibimos como voz, como señal, como tiempo
límite, para terminarlo, olvidarlo o renunciar a ello.

Necesitamos ese espacio libre en el pensamiento,
dejar de oír la señal del olvido; esa voz perdida,
medio dormida, para dar paso al presente
con voz firme; que deje de ser ayer, y regrese. 

Quiero dejar de oír tu voz para adivinarte,
quiero sentir tu cuerpo para tenerte,
ser beso y abrazo a la vez
y mirándote  a los ojos escudriñarte.

Jecego.  Sábado 04, junio del 16.