Cuando se va la tarde

Cuando se va la tarde
todo me abandona,
me llama la noche callada
y la música se  esconde;

solo el silencio me aguarda
la noche no me gusta nada,
es mayor mi pena, y llega mi angustia
en alas de la sombra callada;

me adentro en la noche oscura
recorro laberintos de pensamientos;
hago un poema del silencio y tantas locuras
que las palabras salen alborotadas de miedo;

y preso en las raíces de mis sueños
resisto tormentas de rayos y palabras,
escribo en mi mente sin letras
sin luz, sin signos, sin voces ni nada;
y aprendí, lo hermoso que es la vida con luz,
y que oscura se pone, cuando la luz se apaga.

Jecego.