Caminando por mi tiempo.

Caminando por mi tiempo.

Voy caminando por el camino de mi tiempo
oyendo la música que me trae el viento,
el canto de los pájaros, el croar de las ranas,
oliendo el perfume de los árboles,
y viendo las flores que me saludan a mi paso;

es precioso ver la lluvia de colores verdes
que caen de las hojas de los árboles,
en su infinita variedad de tonos
brillantes, opacos, amarillentos
que invaden mis ojos y quieren seguirme;

algunos se inclinan a mi paso y me piden agua,
les miro con sentimiento y brotan mis lágrimas,
ellos me dan las gracias por mitigar su sed
porque una gota de agua en el momento oportuno
es más importante, que un millón cuando sobra.

Se vuelven a su color natural y me acompañan
hasta el límite de sus raíces y mi sendero;
nos hicimos amigos para siempre
y vengo a descansar a la sombra de sus ramas
a compartir la magia que el amor nos repara.

Jecego. Miércoles 27 de abril del 16.