Un sueño que no lo parecce.

Es un sueño que no lo parece, o es:
una realidad, que parece un sueño

Creo que estoy un poco loco
en este poema lo parezco;
no se si del todo, o solo un poco
si les digo, que en este cuento
estaba lloviendo…jajaja,
si, lloviendo, donde ?, les cuento.

soñé que estaba la mañana gris
vestida de vida y de sueños,
de fantasías y terciopelo,
con un cielo gris azulado y húmedo
pero dulce, inmaculado, con sabor
a besos desbordando deseos.

Y yo, junto a un árbol gigante
me guarecía de aquel invierno;
y el árbol como un sueño hablaba conmigo,
sonriendo, tan feliz, como mi cuento;
yo miraba a sus ojos y ramas,
incrédulo, de que un sueño, me mirara.

Mientras pasaba la lluvia, tomamos café,
se acabó la lluvia y el sueño;
pero me dejó un sabor a besos
que ahora no sé, si estaba dormido,
o despierto,
ni si estoy loco, o estoy cuerdo;
entre guitarras de brumas,
acordeones de silencios,
cubierto de nubes grises
en un riachuelo cubierto…


Jecego.