Si me llaman, me voy...

Si me llaman, me voy.
20 de julio del 15.

Voy detrás del mundo,
cada noche me como el corazón de un sueño,
cojo sus manos y su cuerpo entre las mías
y aprieto contra mi pecho moribundo;

hasta sentir por mis venas correr su sangre
dándome la vida que tengo, que aún tengo,
en las arenas de mis playas
y la nube gris de mis pensamientos.

En cada sueño recorro tu cuerpo
con mis dedos grabo la imagen que  estoy soñando;
me despierta tu mano que quiere ayudarme
a crear la imagen perfecta grabada en mi alma;
y despiertos los dos, terminamos la imagen
que llevaba en mi sueño, antes de empezarlo.

Y dejamos un espacio libre en su cara
para dibujar unos labios, incendiados de amor;
de palabras dulces, llenos de luz y silencios
con que explicar la transparencia de un beso

Y todas las ansias de ti brotaron juntas
e inflamaron el momento y sembraron
con voces de aliento y vida infinita
la transparencia de un beso que guardo tuyo.

Jecego.