Mañana será diferente, espero.

Mañana será diferente, espero.
12 de diciembre del 14.


Estoy destrenzando el ovillo de la noche
en lo más profundo de un  sueño helado,
el día se está volviendo gris
y el aire, frío insoportable
que barrunta lluvia, con olor a Teide.

Mientras, tú me miras callada cuentas
las hebras que he desenrollado del ovillo ,
porque quieres hacerme con las hebras
un chaleco que me cubra del frío y la lluvia
con  tus manos y el cálido aliento de tus labios.

Al final de la noche el alba se asoma
entre las hebras que he sacado del ovillo,
y se cuelgan las nubes que no quieren separarse
de sus cálidas manos cubiertas de lágrimas
que forman parte del chaleco que ella me hizo.

Miré el chaleco cubierto de lágrimas como perlas
hecho con aquellas hebras que había desenredado,
que brillaba como  estrellas en un cielo de verano,
y me guiñaban sus ojos,  y cantaba, una canción triste
de despedida con el abrazo helado de un cuerpo cansado..


Jecego.

4 comentarios:

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Isidro!!!

Creo que ese chaleco te quedó precioso. Nos dejas un poema muy lindo mirando las estrellas en un cielo de verano.
Como siempre, exquisito.
¡Es un placer leerte! Pero, también quiero desearte unas muy felices fiestas navideñas y un próspero año nuevo.
Que todos tus sueños se hagan realidad, tanto como para mí deseo.
Te dejo un fuerte abrazo y toda mi estima.
Gracias por darnos tanto y tan bello.
Besos azules en vuelo.

Isidro Jesus Cedres dijo...

No estés triste, la Navidad es fuente de alegría, y aún en los peores momentos, una centella de luz iluminará tu camino para ser feliz.
Cuídate; y gracias por tu comentario y ser mi amiga. ¿Te gusta la bicicleta? , yo fui un trabajador con ese útil. Un abrazo. Jecego.

Ilesin dijo...

A veces vamos desenredando ovillos de recuerdos y sentimientos que llevamos dentro del alma.
Besos

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Ilesin, un abrazo cargado con la luz de una Navidad entera. Felices días y que Dios te acompañe. Un abrazo. Isidro-Jesús.