Cosas de la edad.

Cosas de la edad. Domingo 02/11/14.

Recuerdos de hace 75 años del Malpaís de Güimar.

Sobre todo recuerdo aquel volar de gaviotas
en su ir y venir al mar con su pez en la boca; *
aquel olor a cardón, a balo, a tabaiba, a mar
envueltos en papel de silencios y de rocas de lava;

con cicatrices de fuego mal curadas, ásperas y feas
en su piel negra propia de su fuente volcánica,
acariciada por los vientos salados de la mar tuya
y cubierta en la noche por la luna plateada.

Me recuerdo con las lonas viejas, amarradas con rafia
pisar sobre la lava áspera en buscas de leña seca;
hoy pienso en vez de soñar, y sonrío por cuanto he cambiado;
ayer estiraba mi mano por un trozo de leño seco,
hoy la doy y nadie la quiere cuando la ven vacía;
ayer nos unía la miseria y el hambre
hoy lo tenemos todo o lo pedimos;
ayer nos abrazábamos en el invierno para librarnos del frío,
hoy nos quemamos en la llama de lo que ayer fue miseria.

Hoy lo tenemos todo, sin importarnos quien murió en el camino,
en quien y como nos dejaron este paraíso que hoy tenemos:
bisabuelos, abuelos, padres, tíos y en algunos casos, hermanos;
roguemos por no saber a que huelen los cardones, las tabaibas y los balos.

Jecego.

Ver cuentos de Vilamar.


2 comentarios:

Ilesin dijo...

Cada uno desde su lugar vivimos y recordamos tiempos pasados, donde se podía ver, oler y sentir la vida de otra manera más cercana y que nos inspiraba el alma.
Besos

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Ilesin. La memoria a veces nos trae el eco de semblanzas pasadas que nos da mucho gusto revivir. En ocasiones estamos tan cerca del placer que hasta lo olemos. Gracias por ser mi amiga y visitar mi blog. Un abrazo. Jecego.