Espero aprendiendo.

Dejaré esto, mientras aprendo.
07 de Septiembre del 14.

                                          Foto tomada desde la Dehesa. Güimar. Tenerife.

Yo hablo con Dios de algún modo,
no se como ni de que forma,
pero Él me responde con señas
que a veces no comprendo y no respondo.

También hablo con ella y de igual modo
me siento desnudo porque no comprendo,
ese lenguaje sordo, de signos lejanos a mi
que no comprendo y me vuelven loco;
no sé, no comprendo, no respondo, pero
quiero seguir anclado aquí, aprendiendo.

Mudo al viento, a la voz, al silencio, pero
abierto al mundo, al recuerdo, a la memoria
y aprendiendo ese lenguaje carente de voz
y tan lleno de todo....

Abro mis ojos al cielo; mi voz al viento, y extiendo
mis brazos al mundo y le pido rayos de luz y amor,
de silencio y paz, mientras espero, aprendiendo
el lenguaje de Dios.

Jecego

4 comentarios:

Raquel Morelos dijo...

Jesús,

Me gusta tu poema... porque expresas con libertad tu anhelo, de aprender a comunicarte de una forma más profunda.
En donde las palabras no existen. Y se necesita darle un significado a lo que ves. Y no lo encuentras...

Aún...

Segura estoy de que lograrás aprender, cada día más.
Tus palabras están llenas de paz, luz y amor.

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Raquel, has llegado hasta aquí, pronto te voy a ver en el bloc de "Apuntes para la Salud". Es una agradable sorpresa, voy a dedicar más tiempo a la Salud y menos a la poesía, de lo primero se un poco, pero de poesía soy un simple aficionado, y creo seguiré siéndolo porque eso es algo muy especial que solo llega a un grupo de personas que son sensiblemente sensibles al amor. Amiga,un abrazo enorme por tu especial forma de entender las cosas. Jecego.

Raquel Morelos dijo...

Un fuerte abrazo...
Escribe lo que te haga sentir bien...
Saludos !

Isidro Jesus Cedres dijo...

Gracias campeona, así lo haré, poco a poco volveré a mis raíces. Gracias por tu opinión. Un abrazo. Jecego.