Entre mi cabeza y mis pies.

Entre mi cabeza y mis pies.
(cima y sima). Poema  número 1.605)

Entre mi  cima y mi sima
hay un espacio infinito,
que ocupa tu pensamiento
con el mío compartido.

Entre tu silencio y mi voz
hay un secreto compartido,
que no puede escapar
de este espacio tuyo y mío.

Entre tu cima y tu sima
hay un espacio  infinito,
donde crecen nuestros amores
y se hacen  silencio los gritos;
donde las caricias florecen
y hacen nido lo lirios.

Entre tu cima y mi cima
hay unos labios heridos,
que solo se curan con besos
de tus dominios a los míos.

Entre mi sima y tu sima
hay un espacio reducido,
donde se hablan los duendes
de amores entredormidos;

esperaré a que despierte
hasta que su voz se haga grito,
y pida al Supremo clemencia
para este pecador embebido;

que se haga luz en la noche
y en el día se abra el río,
que me traiga la fuerza en las aguas
cálidas de tu río.  


Jecego.