El curso de mi río.

El curso de mi río.

Yo no sé por qué el agua de mi río sigue su curso
no sé por qué canta al acercarse a sus orillas,
no sé por qué no cambia su corriente
si con tanta roca piedras y salientes tropieza
haciendo tan accidentado su camino.         

Será que es tan terco como yo, me digo y callo;
entre sus aguas llevo mi destino casi dormido,
mi piel hecha jirones sigue el curso de mi río,
no encuentro donde asirme y me lleva la corriente
hasta el mar profundo, mi destino.

No sé cuán profunda está mi existencia,
solo rocas y tropiezos encuentro en mi camino,
y algún pez contracorriente me saluda con su cola
y adiós me dicen como despido; y yo sigo río abajo
buscando la entrada de mi destino.

Mis aguas me hablan, me consuelan y dicen:
esto te pasa por haber nacido;
todo lo que nace muere
ese es nuestro destino
tú morirás en mis amantes brazos ;
pero yo hijo, soy el final de un río.

Jecego.

1 comentario:

Katy Sánchez dijo...

Bulle la vida en estos versos.
Bss