Un mosquito y yo.




Amanecí crucificado por un mosquito
pero con la satisfacción que deja silenciarlo;
era un tetramotor de los de antes, superviviente
a muchas batallas; incansable maltratador,
perforador genuino de pieles sanas
chupador de sangre y creador de ronchas, picantes.

Todos los calificativos son pocos para un mosquito
de esos que baten sus alas cerca de los oídos
y luego se elevan y se lanzan en picado buscando sangre;
en cualquier parte de nuestro cuerpo; dura o blanda;

son ávidos buscadores de venas y las atraviesan como nada,
y hacen sufrir al hombre como nadie, y tan campantes;
anoche un "tetramotor" invadió mi cuerpo con saña,
se divirtió de lo lindo; me picaba en los pies y sobrevolaba mis orejas
agitando sus poderosas alas,; se divertía,  picaba, chupaba y retiraba;
era todo un experto en "joderme" la noche; ya era un clásico chupador.

Yo, ya más despierto que él, le seguía con mi mente, ya agudísima,
sentí como me clavaba su aguijón cerca del tobillo derecho y soporté
su fechoría durante unos segundos y cuando ese piloto  del aire
estaba clavado en mí, acabe con su vida de un manotazo;
lo hice como una pelotita de mocos, y con su sangre, la mía, pinté:
las puertas y ventanas de mi casa para asustar a sus hermanos;
diciéndoles: aquí vive un hombre que se canso de donarles sangre.

Luego empecé a deshacer la bolita que había hecho con su estructura
para estudiar su anatomía pieza a pieza, mientras le llamaba con el nombre
más vulgar que conocía "cabrón chupa sangre", que ponía sobre un papel
para luego hacer una foto de su despiece y darlo a conocer a mis amigos.

Ya lo y la hice, ahí la tienen.
Pero el aguijón, aún lo llevo clavado en mi cuerpo.

Jecego. 



2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Me has recordado a mi padre. Si habia un mosquito a 100 Km. a la redonda fijo que le encontraba.
Bss

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Katy, para mi un mosquito es un pequeño gigante y lo persigo si puedo, con un tanque aunque sea de flix.....
Katy, gracias por tus comentarios; me voy a leerte en tus blogs. No hay manera de entrar en Twitter. Hoy he echado más de una hora en ello y me sale un cartel con un candado diciéndome que lo intente dentro de un rato, repito varias veces y vuelvo más tarde, pero no me deja pasar. Pero seguiré intentándolo. Isidro.