Tu no eres mi sombra, pero yo me cobijo en ella.


Canto a la amistad. 17 de Junio del 2.014.


                                    Esta foto la tomé en la Dehesa de Güimar. Jecego.
                                              Tú no eres mi sombra
                                              Mientras el brillo de mi sol y el tuyo sea el mismo,
mientras, la luz del cielo nos lleve de la mano cogidos,
mientras vayamos por nuestra amistad unidos, seré
el brillo de tu sol en mi sombra, confundido;
en un cuadro sin nombre de ardiente  sol
bajo nuestro cielo infinito  por Dios ungido.

No sé si nuestra amistad nos ha duplicado
si tu hermosura y mi pecado se han hecho amigos;
pero he aprendido que de la mano, amiga,
que de la mano vamos venciendo obstáculos,
amarguras, tiempo  y penumbras del camino.

En equivoco lugar de un bello amanecer 
he encontrado tu mano y cogido a ella,
he empezado a caminar de nuevo;
me encanta tu fuego y las centellas
de tus ojos; que como primoroso día
su luz proyectó tu sombra, sobre la sombra mía.

Quizá la luna en armoniosa gracia quiso ser
alma, luz, sombra y arquitecta de este cuadro,
duplicando tu sombra y la mía, en una caricia
para que yo me cobijara en ella, su regalo.....

Jecego.